Las claves para tener éxito en los estudios se fundamentan sobre todo en tres pilaresoptimizar al máximo el tiempo, concentrarse adecuadamente y  utilizar técnicas de estudio que prioricen más la parte analítica y reflexiva que lo meramente memorístico y repetitivo.

El aprovechamiento del tiempo y la concentración son dos conceptos muy ligados. Si somos capaces de crear un ambiente ordenado y silencioso donde estudiar, unido a un óptimo equilibrio de nuestro estado físico  y mental, donde impere la automotivación y la positividad, seguro que seremos capaces de sacarle el máximo partido al tiempo que dedicamos al estudio.

aprender a estudiar

Con la concentración adecuada, es posible poner en marcha con éxito una serie de técnicas de contrastada eficacia para conseguir unos buena comprensión de las asignaturas y, en consecuencia, unos satisfactorios resultados académicos, Todo ello en un tiempo prudencial, que nos permita compaginar los estudios con otras actividades u obligaciones, como el trabajo, la familia y nuestro propio ocio.

Las mejores técnicas de estudio

En el ámbito de los estudios no existe una método infalible, no hay un único método para estudiar sino muchos. Existen diversas técnicas de estudio, las cuales no funcionan igual para todo el mundo. Es decir, no se debe buscar la panacea porque, sencillamente, no existe. Hay estudiantes que prefieren los esquemas o mapas conceptuales muy visuales para prepararse las materias, mientras que otros se sienten más cómodos con resúmenes más amplios.

Resúmenes

Existen diversas técnicas para hacer resúmenes y esquemas:

Técnica del subrayado

Su objetivo es destacar las ideas esenciales de un texto para que, posteriormente, leyendo de nuevo las palabras o frases subrayadas, poder recordar el sentido del mismo. El subrayado facilita la elaboración de esquemas y resúmenes y, en consecuencia, favorece la rápida comprensión de cualquier texto.

Técnica de clasificación

Clasificar es ordenar y disponer por clases o por grupos, siendo una de las técnicas de clasificación más importantes los mapas conceptuales. A través de estos es posible, partiendo de una idea central, la estructuración y representación gráfica de los contenidos. Estos instrumentos están básicamente constituidos por «ideas», normalmente enmarcadas en un círculo, «líneas» que unen las ideas y «nexos» o palabras de enlace, cuya utilidad es dotar de sentido y significado a las conexiones.

Técnicas gráficas

En ese grupo se incluyen los dibujos, croquis, esquemas, etc., instrumentos todos ellos muy útiles para tener una comprensión general de un tema de un único vistazo y poder repasarlo rápidamente en cualquier momento.

Técnicas de memorización

Las siguientes técnicas son idóneas para aquellas asignaturas que requieren memorizar una gran cantidad de datos, como Historia o Física y Química.

  • Técnicas de nemotecnia. Esta palabra significa «técnica de memorización» y  es una manera sencilla de recordar algo que consiste en utilizar acrónimos para memorizar una información que se nos resiste.
  • Usar palabras similares o rimas. Es un método que se basa en la sustitución de determinados conceptos por vocablos similares y, en el caso de ideas más largas y complejas, por rimas de longitud variable.
  • Organizar la información por temas. Por ejemplo, para asignaturas como Economía y Finanzas es conveniente estudiar juntas las categorías relacionadas.

Utiliza las nuevas tecnologías e Internet

Las tecnologías de la información (TICs) han alcanzado un desarrollo excepcional como recursos y herramientas educativas, pero muchas veces utilizamos un mínima parte de su potencial. Internet no es sólo un canal extraordinario para realizar todo clase de cursos on line, investigar o buscar información, también se pueden encontrar herramientas de estudio (tests, pruebas prácticas, resúmenes, infografías) y sirven para intercambiar conocimientos y todo tipo de información.

Técnicas para superar con éxito los examenes

En lo que se refiere a los exámenes, los siguientes métodos, sin ser una garantía de superación de todas las pruebas, es indudable que pueden resultar de gran ayuda:

Trabajar sobre los propios apuntes

Las actividades de síntesis pierden muchísima eficacia cuando no son realizadas por uno mismo. Por lo tanto, lo ideal es:

  • Estudiar y trabajar sobre los propios apuntes.
  • Una buen método de aproximación a las materias de los exámenes es hacer una primera lectura comprensiva de los textos y luego subrayar los más importante.
  • Hacer resúmenes, es decir, sintetizar lo más destacable con nuestras propias palabras para así recordarlo más fácilmente.
  • La clave está en resumir el contenido al máximo pero sin dejar fuera ningún dato clave o importante.

Crear mapas mentales

Los esquemas visuales, tipo mapas mentales o mapas conceptuales, son muy eficaces a la hora de resumir contenidosorganizar nuestras propias ideas y repasarlas de un vistazo siempre que queramos.

Utilizar fichas de estudio

Las fichas de estudio son muy útiles para asimilar datos concretos, fechas, números o vocabulario. Por lo tanto, son especialmente indicadas para materias como Historia, Química o Geografía. Las fichas de estudio convierten la memorización en un proceso más divertido y son muy efectivas a la hora de repasar. Se pueden hacer con el método clásico de escritura sobre pequeños rectángulos de papel o cartón o con algún software.

Realizar ejercicios o casos prácticos

En ocasiones es difícil asimilar la teoría de algunas materias de estudio. Sin embargo, realizar ejercicios y casos prácticos puede ayudarnos a visualizar los conceptos teóricos o abstractos y a que asimilemos los conocimientos de manera más sencilla y les veamos una utilidad práctica en nuestro día a día, una cuestión especialmente apreciada por los estudiantes adultos. Esta técnica es muy útil en asignaturas como Matemáticas, Física o Derecho.